La historia del jamón serrano

Este producto que da tanto sabor a los platillos y que, al menos en México, es sinónimo de buen comer y refinamiento, tiene una historia que se puede rastrear hasta los primeros años d.C., donde los romanos importaban el jamón hispano y mencionaban en sus relatos que los pueblos ibéricos lo producían.

jamón serranoEn aquel entonces, estaba reservado para la clase pudiente y su precio estaba fijado en 20 denarios, una cantidad importante para un alimento. Tanta relevancia le dieron, que hasta se emitieron monedas en forma de patas de cerdo.

Su obtención es a partir de la salazón y secado al aire de las patas traseras del cerdo. Su nombre proviene de la costumbre de curar el jamón en las sierras, donde las temperaturas bajas facilitan el procedimiento.

El cerdo que se usa para elaborarlo puede ser blanco, ibérico o de Jabugo (una región de Andalucía, España). Su sabor salado derivado de la preparación es lo que lo diferencia del jamón dulce o York y se utiliza para acompañar pastas, en las “tapas” y ensaladas, combinado con quesos maduros.

Fuente: www.fundacionserrano.orges.wikipedia.org

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *